La expédición Paititi 2017

Desde los finales del año de 2014, Thierry Jamin y el grupo Inkari hacen todo para organizar lo antes posible su decisiva campaña de exploración en la montaña cuadrada y, tal vez, oficializar la existencia de la reina de las ciudades perdidas sudamericanas.

Bajo la dirección del arqueólogo peruano Hilbert Sumire Bustincio, Thierry Jamin le presenta el 20 de enero de 2015, al Ministerio de Cultura, un proyecto de investigación arqueológica titulado «Proyecto de Investigación Arqueológica sin Excavación. Reconocimiento Sistemático de Superficie en las Fuentes del Río Ticumpinia. Zona Silvestre del Santuario Nacional de Megantoni – Provincia de La Convención – Región Cusco».

Thierry---03El explorador francés y su grupo esperan realizar esta exploración determinante desde la siguiente temporada seca. Pero los trámites se hunden. Y el tiempo pasa. El año 2015 es sacudido por otro lado por el fenómeno climático d’El Niño, marcado por lluvias diluvianas en plena temporada seca, sobre todo la selva amazónica. ¡Finalmente, Thierry y sus compañeros deben renunciar a la organización de su campaña «Inkari 2015», ya que el permiso del Ministerio de Cultura será finalmente concedido a su grupo sólo en enero de… 2016! O sea, no menos de un año después de la presentación del proyecto ante la Dirección Desconcentrada de Cultura Cusco…

La operación tan esperada será programada por el año siguiente. Marcará sin duda una curva en la búsqueda de Paititi.

Después de una primera fase de reconocimiento aéreo en baja altitud, realizada a principios del año de 2016, a bordo de una avioneta, la campaña de exploración propiamente dicha podrá organizarse.

Apoyada por los Matsiguengas de la comunidad de Timpía, la exploración de terreno se celebrará entre junio y agosto de 2017. La fecha exacta de la salida todavía no está conocida. Dependerá de la financiación de la operación y será fijada hacia el próximo abril.

De una duración de tres semanas, esta expedición intentará alcanzar la montaña cuadrada directamente por helicóptero. Primero, Thierry y su grupo saldrán del Cusco a bordo de 4X4, con destino a la pequeña localidad de Kiteni, en la provincia de La Convención, al norte del departamento de Cusco. Kiteni será el punto de cita con los Nativos de Timpía.

El equipo estará constituido por una veintena de miembros: arqueólogos, submarinistas, representantes de las autoridades peruanas, un equipo completo de rodaje, piloto de dron, un cocinero y los guías y portadores.

Luego, los vehículos tomarán la dirección del pequeño aeropuerto de Quillabamba, capital provincial de La Convención.

018¡Al día fijado, un helicóptero de una compañía privada vendrá para buscar el equipo y su logística y les conducirá hacia su zona de investigación. Llegado al «punto rojo», el equipo y el material serán bajado con nacela en un punto determinado (aún confidencial!) en las cercanías inmediatas de la montaña cuadrada.

Llegado en la zona, instalación del campo de base a algunas centenas de metros de la montaña, cerca de uno de las «lagunas gemelas».

La fase de exploración podrá entonces empezar y debería durar tres semanas: exploración metódica de la cumbre de la montaña cuadrada y de los accesos hacia las lagunas. Exploración submarina de las lagunas por medio de un robot automático (ROV) y por medio de un submarinista profesional.

En una última etapa, el helicóptero volverá a recuperar el material y el grupo con destino a Quillabamba. Luego vuelta en Cusco en 4X4.

170La región explorada, particularmente difícil de acceso, necesitará una preparación técnica y un entrenamiento físico adaptados a un medio natural muy atropellado: ríos tumultuosos, exploración de la selva primaria, ascensiones de montañas a 3.000 metros, exploración subacuática, etc.

Es no sólo la capital amazónica de los Incas, sino que es también un territorio entero que, hasta entonces virgen de todos datos arqueológicos, se revela poco a poco a la ciencia moderna. Una nueva página de la historia humana pronto saldrá del pasado olvidado de Suramérica…

>